1.- El arte de las mentiras

Cuando se dieron cuenta que su visita en patrulla al estadio de León era un escándalo, el virrey de la capital de la Isla Azul, Alejandro Navarro y sus compinches acompañantes, idearon cómo salir de la crisis.

Su solución fue lanzar una serie de mentiras que, de acuerdo a los asesores políticos, resultaron contraproducentes, pues en su intento de salir de la crisis, entraron a una nueva. Ni el rey, Dondiego, les justificó su torpeza.

¡Unos genios!

Por ejemplo. Inventaron que tenían un oficio de comisión para resguardar al virrey en su viaje al estadio. Dicen que era necesario para informar a las autoridades de León sobre la visita de su majestad a tan importante evento. Además, juran ante la santa inquisición que quien manejaba la patrulla era un agente municipal.

Mentira, por supuesto.

El conductor de la patrulla era el chofer del Secretario de Ayuntamiento, Héctor Corona, lo que significa una violación a la ley, pues está prohibido que las patrullas municipales sean conducidas por civiles.

En medio de la crisis, el jefe de la policía, Samy Ugalde, creó un oficio de comisión para el resguardo de su majestad, como para simular una justificada salida de la patrulla, pero además, asegura que lo hizo por la integridad (que cada vez es menos) de cada uno de los integrantes del gabinete y del propio Ayuntamiento.

Cinismo, pues.

Es lamentable la tiranía con que se maneja la administración panista de Guanajuato, capital de la gran Isla Azul que encabeza el rey Dondiego, patrono de la célebre ciudad de Santa Fe y anfitrión del Gran Patriarca, AMLO.

Peor aún es el silencio de los regidores del hache Ayuntamiento de Guanajuato, quienes siguen agachados, perdón, silenciados por cuestiones todavía inexplicables.

2.- ¿Y ahora quién podrá construir el tren?

El rey Dondiego Sinhué, ha decidido revivir el proyecto del tren interurbano en el corredor industrial de la Isla Azul, a fin de que el gran patriarca, AMLO, ponga su granito de arena a tan ambicioso sueño.

Recordará que el tren interurbano fue uno de los tantos y tantos proyectos que nos prometieron los reyes blanquiazules del siglo pasado, en la víspera del invento del tren eléctrico. Y, a varios años de la mentira, perdón, de la novedad, el rey actual de la Isla Azul, insistirá en el proyecto.

El ex marqués de Guanajuato de Purísima lo hizo cuando llegó al trono el ex gran patriarca, Quique Peña y ahora, seis años después, harán lo propio con AMLO, a fin de culpar a la federación del fallido proyecto del tren interurbano.

El intento vale la pena, sobre todo porque el estilo del Gran Patriarca es entrar a los sueños incosteables y difíciles.

En una de esas y hasta les da el sí.

¿Será?

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here