GUANAJUATO, Gto.- Estudiantes del Campus Marfil de la Universidad de Guanajuato, coincidieron en señalar la necesidad de que la institución cree mecanismo más certeros y efectivos para detectar, combatir y erradicar el acoso dentro de la máxima casa de estudios de la entidad.
En su opinión, no sólo es necesario realizar campañas publicitarias para concientizar a los alumnos del respeto y el buen trato entre ellos, sino que falta crear cursos que sean materias obligatorias para procurar que éstos aprendan a identificar y saber tratar con casos de abuso y discriminación.
Al respecto, varios de los entrevistados, quienes prefirieron no dar a conocer sus generales, señalaron que pese a tratarse de una institución de nivel superior, es común que sigan ocurriendo este tipo de problemas, ya que muchos de los alumnos siguen cometiendo “microagresiones” a otros por desigualdad de condiciones socioeconómicas y hasta por el color de piel.
“Es común que entre nosotros conozcamos a los de artes como los ‘hippies’ y a los de administración o derecho como los ‘fresas’, por mencionar un ejemplo, y yo creo que este tipo de situaciones reflejan no sólo un problema social si no también la falta de intervención de la universidad para ir acabando con estas ‘etiquetas’ que se arrastran desde hace muchos años”.
Así lo aseguró Martha Karina, estudiante de Música a quien le ha tocado vivir de cerca este tipo de situaciones a lo largo de su vida, ya que asegura, el problema se arrastra desde la secundaria, cuando los profesores permiten que en las aulas haya este tipo de demostraciones.
“El acoso sexual sólo es una parte del asunto. Me ha tocado ver como juzgan a compañeros por ser morenos o por tener tatuajes y perforaciones, y hasta se burlan de ellos, cosa que demuestra que la mentalidad ‘mocha’ sigue prevaleciendo, más aquí en la capital, aunque no lo parezca sigue habiendo este tipo de tabúes. Si se visten bien es diferente, si se visten ‘fachosos’ los segregan”.
En su opinión lo que hace falta es promover la civilidad, “educar para que los alumnos, que luego será los profesionistas del futuro, sepan discernir y aceptar la pluralidad de opiniones que hay dentro y fuera de la universidad, dejar de ser institucionales porque ese también es un prejuicio que indirectamente nos enseñan los profesores”.
En cuanto al acoso sexual, los entrevistados señalaron que el problema también ocurre en las secundarias y en las prepas, y aseguraron que lo que se necesita es preparar también a los profesores para recibir este tipo de denuncias, ya que es común poner en duda a quienes hacen la denuncia, o tratar de convencer para no “hacer escándalo”, cuando lo que urge es saber como tratar este tipo de casos sin revictimizar a quienes los padecen.

Noticias Guanajuato

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here