1.- Peña mantiene la popularidad…por febrero
Para aprobar una ley o una reforma a las normas actuales, los diputados normalmente no hacen despliegues publicitarios, como el montado por el Partido Acción Nacional (PAN), para frenar los “gasolinazos” que tanto nos prometió la Secretaría de Hacienda.
Tampoco piden nuestras firmas para impulsar sus propuestas, ni nos buscan en las plazas que apoyemos una ley que contempla su agenda parlamentaria, como la reducción de hasta el 50 por ciento del Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios de Combustible.
Evidentemente, la bandera de la gasolina, es mercadotecnia aplicada.
Al tren “antigasolinazo” se subió el diputado local panista, Éctor Jaime Ramírez Barba, y en la reunión conjunta de gobernadores, hizo lo propio el guanajuatense, Miguel Márquez Márquez, quien también recomendó detener el salvaje incremento de los combustibles.
A 31 días del gasolinazo y 20 días de los saqueos, ahora varios nos defienden.
Y, por lo que parece, el Gobierno Federal entiende los mensajes: La bandera de los “gasolinazos” tiene que frenarse desde el aparato gubernamental, siempre y cuando el dólar lo permita y Donald Trump guarde silencio.
Si baja el dólar, baja la gasolina.
Si el petróleo no sube, tampoco la gasolina.
Si Trump sólo habla por teléfono con el Presidente Peña Nieto, el precio de la gasolina se estabiliza.
Así todos felices y contentos.
En medio del regateo político, el que podría mantener la popularidad entre los electores, es justamente el Gobierno Federal quien está decidido a no castigarnos con un nuevo “gasolinazo”. Al menos no durante febrero, el mes del amor y la amistad.
2.- Los coyotes del presupuesto
Los que no andan ni amistosos, ni amorosos, son los integrantes del Ayuntamiento capitalino. Resulta que a los regidores de la Comisión de Hacienda, no los calienta ni el sol, debido al nulo paquete de austeridad y los contratos de publicidad.
El panista Guillermo Torres, ha decidido dar la batalla en los temas de publicidad y, erróneamente, alega los esquemas de contratación de los medios de comunicación, como un favor especial que hace a su nueva conductora de televisión, léase, Ruth Lugo.
Y lo hace equivocadamente, porque desde su posición como regidor, busca inyectar presupuesto al canal 15, de reciente creación, donde la ex candidata del PAN al gobierno municipal, conduce un programa de televisión.
El golpeteo que protagoniza en redes sociales no le abona, pero sí lo desgasta por su descarada intensión.
Es muy obvio que el tema de la publicidad sea la manzana de la discordia de uno o varios ediles, pues la obsesión de revisar los criterios de contratación para cada medio, los exhibe como verdaderos “coyotes” en busca de presupuesto.
La duda es: ¿A cambio de qué?
Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here