SILAO, GTO.- Cuando  Nachita era una adolescente, ya tenía su primer bebé en los brazos, vivía en una cuarto de adobe con lámina prieta y jamás en su vida se imaginó que un día podría celebrar sus XV años.

Para Rosy la historia fue diferente: Ella no conoció a su papá y desde pequeña vivió con sus abuelos, que a veces no sabían cuándo era su cumpleaños, así que sus XV años no estaban en su lista de prioridades.

Pero este sábado, la fiesta de sus sueños se hizo realidad. Nachita y Rosy, además de otras 20 mujeres silaoenses, con edad entre 17 a 75 años, celebraron juntas su fiesta de XV años. Todas bailaron el vals, fueron coronadas como princesas y partieron su pastel.

Fue una de sus mejores fiestas rescatadas del olvido.

Yolanda llegó en silla de ruedas, vestida del color de las festejadas y lista para disfrutar de su fiesta, junto con sus hijas y sus nietas, celebraron sus quince años en el salón elegante del hotel Holiday inn de Silao.

Como en una pasarela de certamen de belleza, cada una de las quinceañeras fue llamada al frente para ser coronada y recibir su ramo de flores. Algunas sonreían y lloraban cuando la tiara se acomodaba entre sus cabellos pintados por las canas.

“Esta fiesta para mí es un sueño, jamás pensé que tendría una fiesta así en un salón, con pastel y bailando el vals”, platicó emocionada Nachita, mientras su voz se quebraba, las lágrima se le escurrían y se dibujaba una sonrisa suave en su rostro.  Ella lució con elegancia su vestido fiusha y su andar se enderezó para resaltar su corona y su “cetro” de flores multicolores.

A las 20:30 horas, el salón Silao 1y2 del Holiday Inn, quedó a media luz y el vals comenzó.

Cada una tenía diferente chambelán: Rosy bailó con su hijo de 11 años; Nachita llegó a la pista acompañada de su nieto, Martha fue llevada a la pista por su hijo, que a la vez traía en sus brazos al nieto.

Eran las quinceañeras más felices y los chambelanes más emocionados de la fiesta.

La idea fue de la asociación Piedras Preciosas y del Centro Cristiano Nueva Vida Silao, quienes se unieron para celebrar a estas felices quinceañeras de todas las edades, con  el baile más extraordinario de la vida de todas ellas.

“Quisimos reconocer la vida de cada una de estas mujeres que fueron convocadas de toda la ciudad y de todas las edades. Ellas deben saber que son muy importantes y las honramos con una fiesta. Las coronamos como mujeres que influyen positivamente en las familias de Silao. Muchas son ejemplo de lucha, de tenacidad y de valores. Fue un honor para nosotros celebrarlas”, confesó Teresa Pérez Cervantes, integrante de Piedras Preciosas y una de las organizadoras de la fiesta.

Print Friendly, PDF & Email



1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here