Las fosas de Guanajuato

El clima de Guanajuato ha favorecido la existencia de fosas clandestinas. Al menos así ha explicado el fenómeno, la comisionada de la Unidad de Análisis y Seguridad del Estado, Sophia Huett.

La funcionaria jura y perjura que es el sol, el viento, la tierra, el calor o el frío, quienes “entierran” los cadáveres que aparecen de pronto en predios del estado.

No es crimen, es el clima.

Lo cierto es que, durante los últimos dos años, el gobierno de Guanajuato se ha encargado de negar la existencia de las fosas clandestinas.

Tan sólo este 2019, se han encontrado 10 fosas con 54 cadáveres. Los datos periodísticos revelan que desde el 2014, “el clima” empezó a formar sus fosas en el terruño.

Pero peor aún, el gobierno no ha identificado los cadáveres encontrados en las “fosas del clima guanajuatense”, ni ha podido localizar a los cientos de desaparecidos.

¿Será porque hay tierras muy calientes?

La senadora leonesa Malú Mícher, considera que la ola de violencia y de asesinatos, es por una falta de estrategia entre el gobierno estatal y el federal. Por supuesto que semejante mentira no puede creerse ni de chiste.

El Secretario de Gobierno, Luis Ernesto Ayala, considera que es una guerra entre cárteles, donde su gobierno no baja la guardia, ni sale de vacaciones. Por supuesto que es vergonzante su justificación.

Ningún funcionario tiene una pizca de humildad para reconocer que nos han fallado. Que han dejado a la población a su suerte y que vivimos en un estado de indefensión.

Los guanajuatenses hemos aprendido a cuidarnos solos.

Habrá que escribir una realidad incómoda y de la que estamos seguros la mayor parte de los ciudadanos de la Isla Azul:

Lo que vivimos y padecemos, es la corrupción que impera en las instancias de gobierno y es la ausencia de voluntad para resolver la terrible crisis de inseguridad.

Mientras el gobernado Diego Sinhué Rodríguez no haga cambios en la Secretaría de Seguridad y la Fiscalía General, la violencia persistirá.

Mientras el gobierno federal no investigue a fondo la corrupción que impera en Guanajuato, la impunidad continuará.

Por ahora, el culpable de las fosas, la violencia y sus muertos, es el clima.

Un clima que no sólo mata… ya también sepulta.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here