17.4 C
Guanajuato City
domingo, julio 14, 2024

La que no es transparente en su campaña, tampoco será en su gobierno

La transparencia en la financiación y manejo de las cuentas de campañas políticas es una piedra angular en la construcción de un sistema democrático sólido y confiable.

La rendición de cuentas no solo refleja el compromiso de los candidatos con la legalidad y la ética, sino que también es un indicador temprano de cómo se conducirán en el ejercicio del poder.

En el contexto de las recientes campañas para el Gobierno de Guanajuato, la opacidad en la gestión financiera de las aspirantes Libia Dennise (coalición PAN-PRI-PRD), Alma Alcaraz (Morena, PVEM y PT) y Yulma Rocha (Movimiento Ciudadano), suscita preocupaciones legítimas sobre la integridad de nuestras instituciones democráticas y la confianza en quienes aspiran a liderarlas.

La falta de transparencia en las cuentas de campaña no es un problema menor. Se trata de una señal de alerta sobre la posible conducta de los futuros gobernantes en relación con la gestión de los recursos públicos, la toma de decisiones y la priorización de intereses.

Cuando los candidatos no son transparentes sobre cómo financian sus campañas, surge la pregunta inevitable: ¿qué ocultan? Más aún, ¿cómo podemos esperar que administren de manera abierta y honesta el erario público si no pueden hacer lo mismo con su campaña?

Tomemos, por ejemplo, los eventos recientes de las campañas en Guanajuato. Libia Dennise logró llenar el estadio Sergio León Chávez, y Alma Alcaraz planea movilizar a 15 mil personas en León. Estas son hazañas que, sin duda, implican gastos significativos, potencialmente ascendiendo a seis cifras.

Sin embargo, hasta el momento, no ha habido una rendición de cuentas clara y detallada de cómo se financiaron estos eventos. Dirán que es muy a priori mi demanda, pero no se les ven ganas de respetar los millones de pesos que les autorizaron gastar en el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato.

La ausencia de transparencia no solo genera dudas sobre la procedencia de los fondos, sino que también alimenta especulaciones y desconfianza hacia las candidatas y sus partidos.

Es imperativo recordar que la transparencia no es opcional en una democracia. Es un requisito fundamental para asegurar la confianza del electorado y la legitimidad de los procesos electorales.

Las aspirantes al Gobierno de Guanajuato, y en realidad cualquier candidato a un puesto de elección popular, tienen el deber de ser completamente transparentes en sus finanzas de campaña. Esto incluye detallar el origen de sus fondos, cómo se gastan y en qué se gastan.

Solo a través de esta apertura se puede garantizar una competencia justa y equitativa, donde las ideas y propuestas sean lo que realmente incline la balanza a favor de uno u otro candidato, y no el poder económico o los intereses oscuros.

La transparencia en las cuentas de campaña es también un reflejo de respeto hacia el electorado. Los ciudadanos tienen el derecho de saber quién financia a sus candidatos, ya que esto puede influir significativamente en las políticas y decisiones tomadas una vez en el poder.

Una candidata o candidato que es transparente en su campaña, envía un mensaje claro de que valoran y respetan este derecho, y que están comprometidos con una gestión pública honesta y abierta.

Lamento tanto que nos estemos acostumbrado a ver, casi en el descaro, el derroche de dinero de las candidatas sin que nadie pida una explicación o entre muy en serio a revisar el fondo de financiamiento de las campañas. En toda la historia de mi existencia, ningún partido es exhibido por el montón de dinero que gasta sin que nadie sepamos cómo lo consiguió.

Por supuesto que existe rendición de cuentas ante las autoridades electorales, pero para ser sinceros, nadie les cree sus números y, lo crean o no, también nos estamos acostumbrarnos a aceptar sus cifras maquilladas o simuladas.

La transparencia financiera en las campañas es esencial para la salud de nuestra democracia. Es hora de que las aspirantes al Gobierno de Guanajuato, y todos los candidatos en general, reconozcan esto y actúen en consecuencia.

La confianza en el sistema democrático comienza con la confianza en aquellos que aspiran a representarnos. Quien no es transparente en su campaña, difícilmente lo será en su gobierno. La rendición de cuentas no es solo una cuestión de legalidad, sino de legitimidad y confianza pública. Es un compromiso que todos los aspirantes a cargos públicos deben asumir con seriedad y urgencia.

Alfonso Machuca
Alfonso Machuca
Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Síguenos

55,486FansMe gusta
1,869SeguidoresSeguir
12,100SeguidoresSeguir
4,568SeguidoresSeguir
- Advertisement -spot_img

Últimos artículos