1.-Nadie se opone a los jugosos aguinaldos.

Si causa bastante molestia conocer los sueldazos y gratificaciones de los diputados, los que de plano no tienen vara de medición, son nuestras señoras y señores del hache Ayuntamiento, quienes se despachan con la cuchara ultra grande.

En Silao, hasta los más aguerridos regidores de oposición, omiten sus comentarios ante las grandes cantidades que reciben como gratificaciones navideñas. Aquellas promesas de campaña de bajarse el sueldo o donar parte de sus ingresos a las agrupaciones civiles, es una mentira segura.

Este fin de semana, mientras nos dábamos los abrazos de las fiestas navideñas, los regidores de Silao se dieron un aguinaldo de 100 mil pesos, más sus 70 mil de sueldo y 30 mil de apoyos para gestión. De un momento a otro, recibieron 200 mil pesos a su cuenta bancaria.

Por supuesto, la regidora ecologista, Pita Corral, no hizo comentario alguno al respecto, ni abanderó la causa para bajarse tremendo sueldazo. En todo puede estar en desacuerdo, menos en recibir dinero fácil.

Tampoco dice nada la regidora de la izquierda del pueblo, léase de Morena, Juana Landón de la O, quien encabeza una regiduría de un partido que mantiene la bandera de representante popular. Ya ni se le puede pedir mucho al priista Víctor Nila, ni muchos menos a los panistas.

En estos temas, los opositores callan.

Lo lamentable es que este silencio se extienda hasta el 2017 y durante la votación de los presupuestos de egresos, pues no hay poder humano, hasta ahora, que les exijan bajarse el sueldo en el 2017. Nadie, curiosamente, levanta la mano.

El tema de los sueldos para los Ayuntamientos, quedará nuevamente para el anecdotario y las sonantes recomendaciones que hacen los diputados, quien conscientes de sus acciones, mantienen el mismo silencio monetario. No hay autoridad moral para evidenciar a nadie.

2.- El alcalde de los transportistas

El alcalde de León, aprovechó la coyuntura de las fiestas de Navidad y dio como regalo a los leoneses, un incremento al pasaje del transporte urbano. Los dos pesos que autorizaron de aumento, convierte a León, como la ciudad más cara en el tema.

Situación que ni suda, ni acongoja al Presidente de León, Héctor López Santilla, pues acostumbrado a representar los intereses de los empresarios, actuó como tal, dando la espalda a la gente. Nadie intervino por los leoneses.

Y nadie es nadie que tenga representación popular. El alcalde, evidentemente, no metió las manos para defender a los usuarios ni tampoco el montón de representantes populares que tienen los leoneses, casi todos del PAN, por cierto. Mínimo deben considerar a un panista con el disfraz de sinceridad y representar a los usuarios del transporte urbano.

¿Será que todos ya se fueron de vacaciones?

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here