1. Un discurso con dedicatoria.

Tremendo cachetadón (metafórico) le puso el Director del INAH, Diego Prieto Hernández al alcalde Alejandro Navarro en el Congreso del Estado.

Y es que en su discurso, al recibir un reconocimiento por parte del legislativo estatal por el 80 aniversario del INAH, Prieto Hernández aseguró que el INAH tiene que intervenir en las zonas de monumentos “aunque afecte intereses de quién no tiene empacho de dañar la memoria histórica”.

Recordemos que en semanas anteriores, Navarro otorgó permisos para colocar sillas y mesas en la vía pública a varios restaurantes, sin siquiera avisar al centro INAH, al que de plano le mandó decir que “por eso es el alcalde”.

Y qué esperaba, después de minimizar la autoridad del Instituto de Antropología, así como si nada hubiera pasado, Navarro se presentó en la ceremonia de entrega del reconocimiento del organismo dedicado a  preservar el patrimonio histórico.

En el pecado tuvo la penitencia porque se tuvo que aguantar mientras el delegado le restregaba las atribuciones del INAH en las narices.

 

 

  1. Policía caza borrachos

Resulta una contradicción, que, en un día como el de las Flores la autoridad municipal extienda a diestra y siniestra permisos para extensión de horario a los bares, se otorguen autorizaciones para bailes y antros por todos lados –obviamente con venta de bebidas-, pero se haga cacería de borrachos, hagan o no escándalo, cometan un no alguna infracción administrativa…o simplemente caminen por una calle de la ciudad.

A menos que el propósito sea descaradamente recaudatorio, ¿o no?

Eso le pasó al reportero Moisés Castillo, según lo escribió y publicó en Nexos en una crónica del infierno de ser detenido y maltratado por policías municipales, por caminar borracho y sin efectivo por el centro de la ciudad.

Ante esto, se ordenó una investigación…bueno, eso dijo el alcalde Alejandro Navarro, quien en esa misma declaración ya juzgó y sentenció: “los policías tienen todo su apoyo”.

Samuel Ugalde, por su parte dijo que la detención fue por un “reporte al 911” aunque no dio pruebas de como se hizo ese reporte, escudándose en que “hay una investigación”.

Tal parece que los días de fiesta son pretexto para cazar borrachos, recordemos que cada borrachito tiene que pagar su multa, que va directo a las arcas del municipio y entre más artículos del reglamento rompa –o más le palomeen en la lista- más alta es la sanción.

¿Cómo les irá a los asistentes al festival de la cerveza en el centro de la ciudad? Hasta calle les pusieron para su evento. Como que el rasero es otro, ¿no?

 

3.- El mal de la “celulitis”

La epidemia de la celulitis contagia a los servidores públicos, a tal grado de que parece que es más importante estar al tanto de las redes sociales que de los asuntos tratados en el pleno del municipio. Es cada vez más común es ver a síndicos y regidores con los ojos clavados en la pantalla de su celular durante las sesiones del órgano edilicio. ¿Sabrán lo que votan?

Así pasó con la regidora del Partido Verde en la capital, Ana Bertha Melo, quien, en la última sesión estuvo por varios minutos muy atenta…pero a su teléfono. Desde que se leía la orden del día, sus dedos no paraban de deslizarse de arriba abajo en la pantalla, solo despegaba la vista para levantar la mano en las votaciones.

Justamente en el Congreso del Estado, se discute una reforma legal para que los policías no utilicen celulares en horas de trabajo, porque se distraen.

Habrá que extender esta propuesta a los ayuntamientos y también al congreso, porque también hay varios legisladores que sufren de “celulitis”. De por sí…

 

4.- Se ganó la porra

En el evento donde las autoridades municipales de Silao arrancaron las obras para prevenir inundaciones en la colonia Reforma, los vecinos no escatimaron en porras para el alcalde, Antonio Trejo; hasta banderines hubo en el recibimiento.

Dicen los vecinos que ahora sí se la ganó, porque la obra evitará que habitantes de la Reforma y colonias de los alrededores sufran inundaciones en la temporada de lluvia. Y vaya que les iba mal.

Tanto “entusiasmo” por supuesto que llamó la atención. Muy bien organizado, el evento de bienvenida para Trejo parecía más un desfile de la primavera, pues.

Al final del evento, el alcalde atendió y escucho las demás peticiones de otros ciudadanos…y la fiesta seguía.

4.- Retrasados

No es que tengan una sesión de Ayuntamiento al día; bueno, ni comisiones que saturen la agenda de las y los integrantes del Ayuntamiento silaoense, pero la impuntualidad no desaparece entre los integrantes del cuerpo edilicio (empezando por el alcalde).

Esta vez, a la sesión efectuada en la semana la regidora del verde María de la Luz Ibarra fue a quien se le atrasó el reloj. La sesión estaba planeada para comenzar a las 2, pero como la impuntualidad reina en la Presidencia de Silao, todos los eventos empiezan con retraso hasta de 1 hora.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here