1.- Un gobierno sin fondo.

En realidad esto debería de titularse “un museo sin fondos”. Se trata del nuevo Museo de las Momias, el que la administración municipal quiere construir en la ex Estación del Ferrocarril y sobre la que el alcalde Alejandro Navarro presentó proyecto esta semana.

De hecho, el proyecto también debería de llamarse anteproyecto, puesto que para la magna obra, no hay un solo peso partido por la mitad.

Así lo dijeron los propios funcionarios de la administración donde las cosas se hacen “porque dice el alcalde”.

El proyecto no es malo, lo malo es que Navarro no sabe todavía como lo va a pagar.

Aunque el plan es revivir la idea de su antecesor Castro Cerrillo de  construir un estacionamiento en la ex estación y hasta al mismo costo, 120 millones de pesos.

Castro Cerrillo no pudo, el Congreso del estado –o la mayoría panista, sabe- atoró la solicitud de crédito (en tiempos en que Navarro era diputado)…y ahora resulta que su sucesor desempolva maquetas y planos porque siempre sí quiere que se hagan…seguro es la única prioridad en obra que tiene el municipio…

Habrá que ver de dónde sacará el financiamiento y de quién.

El alcalde-empresario del sector turismo (peligrosísima combinación porque muy frecuentemente se cruzan las líneas que separan la función pública de los intereses particulares) anticipó que para esta obra se podría buscar una coinversión con la iniciativa privada.

 

2.- Los olvidados.

Así les dicen ahora a los industriales de Silao, luego de que se supo que quedaron fuera del Fideicomiso que maneja el impuesto sobre la nómina para el estado, en el que sí entraron las poderosas cámaras empresariales de León y otras ciudades del corredor industrial.

Sonó absurdo y paradójico que siendo este municipio sede de varias de las más importantes empresas dentro y fuera de parques industriales, a la hora de que se integró el fideicomiso simplemente se hubiera puesto crucita a Silao y al que sigue.

La explicación dada por los funcionarios municipales es que pesó la falta de una organización empresarial formal y registrada que pudiera tener esa representación.

Algunos regidores del Ayuntamiento –medio enterados del asunto porque luego andan en el despiste- como el de Morena Miguel Ángel González Bravo, alzaron la voz cuando se supo la omisión, para pedir que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo incluya al municipio en el fideicomiso, ya que Silao es un gran generador económico para el estado.

Por lo pronto, el  Consejo consultivo empresarial de Silao ya le mete velocidad para cubrir algunos requisitos y presionar para integrarse o participar de alguna manera en el tema del manejo del Impuesto sobre la nómina, ahora que el sector logró meter mano en esta bolsa de cuya administración poco se decía y menos se sabía.

 

3.- La Casa de las Visitas.

Tal parece que a los diputados en el Congreso del Estado, les encanta recibir a los secretarios de gobierno en visitas de cortesía, porque a la hora de tenerlos en comparecencia (o en ‘mesas de trabajo’) la sacan la vuelta a cuestionarlos sobre temas importantes  y luego ya nada más salen todos sonrientes en la foto.

En la semana desfilaron por la Casa del Diálogo (así le llaman sus actuales ocupantes) el Fiscal general del estado Carlos Zamarripa y el titular de la Secretaría de Seguridad Alvar Cabeza de Vaca como le anticipamos, y también pasó de visita Juan (John) Hernández, titular de la Secretaría del Migrante (el masculino) y Enlace Internacional.

En la primera encerrona con Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca, en términos reales (o sea, en lo que a las y los guanajuatenses preocupa e importa sobre el desempeño de los funcionarios en sus respectivas áreas ante la situación actual) tres horas y media de reunión bastaron para que los diputados los cuestionaran sobre… nada.

Ni el tan presumido golpe de timón, ni el fracaso en la detención del “Marro” (por más que se canse la vocera Sophía Huett de decir que no es un objetivo prioritario, cosa que nadie le cree)  fueron temas a tratar en la reunión.

Así lo dijeron, campantes y sin empacho, los propios diputados. Acabáramos.

Los que si cuestionaron y fuerte fueron los medios de comunicación, pero los encargados de la seguridad en el estado solo se veían entre ellos y dejaban que el diputado Jesús Oviedo medio atinara a susurrar que “no eran temas de la reunión”.

Así que el panista Oviedo nos dejó con la gran duda. ¿Si no hablaron de eso, entonces en qué ocuparon las más de tres horas de encierro?

Otro funcionario que visitó el Congreso está semana, fue Juan Hernández, titular de la secretaría del migrante, el que ante la pasividad de los integrantes de la comisión de atención al migrante, de su ronco pecho sacó por iniciativa propia el tema del joven migrante Leonardo Reyes Cayente, cuyos familiares han denunciado ante el mismo Diego Sinhue Rodríguez que fue ejecutado extrajudicialmente por elementos de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Aunque Hernández nada más habló para decir que “su labor es humanitaria”, ninguno de los legisladores cuestionó un ápice sobre este caso que mantiene a la familia de Leonardo en pie de guerra, luchando por una verdad que algunas instancias de gobierno parecen querer enterrar a como dé lugar.

Y bueno, pues lo peor es que parece que la oposición en el legislativo solo sabe alzar la voz en la tribuna, pero ya de frente la cosa cambia.

Ese es el caso del acérrimo enemigo de Carlos Zamarripa, el morenista Ernesto Prieto, quien cada que tiene una cámara o un micrófono enfrente arremete contra el fiscal, incluso ya hasta pidió que se investiguen sus nexos  con la delincuencia organizada, desde la tribuna.

Pero Prieto dejó ir la oportunidad de cuestionar a Zamarripa en la encerrona, con el pretexto de que el formato no le pareció.

Al farol no hay quién corra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here