*El secreto de Toño.

Parece nombre de película, pero el alcalde de Silao, Toño Trejo, sí que está preocupado por el tema de la inseguridad, por lo menos de la que le pueda afectar, al grado de decidir guardar bajo llave y en secreto ( al menos durante cinco años) el número de escoltas que tienen asignados él y su esposa.

A diferencia de otros trienios, en los que se conocía el monto asignado para resguardar la familia presidencial, ahora ni eso. Así que uno de los secretos mejor guardados de la actual administración silaoense será cuánto se le paga a los guaruras y cuántos agentes están asignados.

Y es que el asunto es que la administración de Toño Trejo decidió guardar esta información hasta por cinco años. Es decir, dos años después de que se despida de la actual administración, casi casi olvidándose de la reelección.

Y sí, todo indica que será imposible su reelección, pues la falla más importante de su sexenio es la inseguridad, situación que se percibe en las calles y comunidades de Silao un día sí y el otro también.

*Los Mudos.

Por cierto, la mecánica de llamar a conferencia de prensa, citar a todos los funcionarios y no dejar que hablen, es parte de la política absolutista que determina el alcalde panista.

Ahí sí le gana el presidente Andrés Manuel López Obrador, que hace pasarela de funcionarios y cada quién lleva su parte en los temas de “La Mañanera”, que en el caso de Silao casi, casi que llega más bien a “La Vespertina”, por aquello de la impuntualidad de ya saben quién…

Como sus otros funcionarios no saben hablar a la prensa ni tampoco saben ofrecer entrevistas, resulta que sólo él decide quiénes sí y quienes no hablan….y pues como se vio en la conferencia, nadie habla.

Ahí tiene a usted al director de policía, Luis Felipe Hernández, acusado de todo y sin poder defenderse. Su alcalde se lo prohíbe. Ahí tiene usted al Secretario de Ayuntamiento, Alejandro Peña, que también tiene prohibido hablar.

Lo mismo pasa con los regidores en el Ayuntamiento que mantienen una secrecía acordada con el presidente, como lo han demostrado en varias ocasiones en que El Otro Enfoque los ha abordado sobre la difícil situación delictiva que vive el municipio.

El acuerdo, suena en los pasillos del Palacio Municipal, parece ser un intercambio: silencio por dádivas, vales de despensa, gasolina y demás recursos que se les asignan a los flamantes regidores.

*Huarachazos de Navarro

En Guanajuato, el alcalde Alejandro Navarro Saldaña literalmente no da paso sin huarache y el tema de los parquímetros se pone color de hormiga.

Resulta que el gobierno municipal capitalino tiene un avance considerable en los permisos ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia sobre los famosos parquímetros, tan adelantado que hasta en el uso de la tecnología quiere verse en la vanguardia…lo mismo que del negocio.

Mientras todavía ‘se discute’ el tema al interior del Ayuntamiento, resulta que la administración prácticamente lo da por un hecho y se anticipa en los temas de gestión.

Así, ya se sabe que los parquímetros no serían aquellos aparatos feos que se ponen en las banquetas, sino de una aplicación móvil que cobrará por estacionarse en la calle.

Dicen los muy bien enterados que se trata de un súper negocio que está por arriba de los 300 millones de pesos.

Habrá que ver cuánto se queda en la administración y cuánto en los bolsillos de quienes aprovechan a manos llenas el trienio, como a ojos vistas lo atestiguan muchos ojos y oídos en la Presidencia Municipal.

*Protestas incómodas.

Una vez más, el alcalde Alejandro Navarro se pintó de cuerpo entero en la pasada sesión del Ayuntamiento capitalino, en la que se aprobó el reglamento de concesiones.

Y es que durante la sesión, un integrante del colectivo Guanajuato Despertó, gritó consignas en contra de las concesiones.

A Navarro no le quedó de otra que hacer de tripas corazón y seguir con la sesión después de amonestar al manifestante, vía el secretario de Ayuntamiento, Héctor Corona.

Pero una vez que terminó la sesión, de plano no se pudo aguantar las ganas:  al salir, arrancó y rompió una cartulina pegada frente a la presidencia municipal, con un mensaje en contra de las concesiones.

Con lo que no contaba fue que en ese momento se encontraban los activistas que la habían colocado,  quienes por supuesto le reclamaron. Ahí Navarro aplicó la salinista: “Ni los veo, ni los oigo”.

*Aguas agitadas.

No se puede tapar el sol con un dedo, por más que se intente: el Secretario de Seguridad Pública del estado Alvar Cabeza de Vaca y el Fiscal General Carlos Zamarripa, siguen sin tenerlas todas consigo, sobre todo en cuanto a la credibilidad entre los guanajuatenses.

Prueba de ello, es que tras anunciarse la detención de dos “líderes” de un grupo criminal que tenía aterrorizado a los silaoenses con varios homicidios cuyas víctimas fueron descuartizadas, las reacciones en las desconfiadas redes sociales fueron más de incredulidad que de tranquilidad.

Quizás porque a muchos les resulta difícil de creer que apenas tres días después de que se encontró los restos de cuatro personas –dos hombres y dos mujeres- en la colonia Independencia, ambos funcionarios anunciaron la captura de los responsables.

Según las expresiones en las redes sociales cuando se difundió esta captura, más que verlo como un logro de la dupla encargada de la seguridad y la procuración de justicia, la ciudadanía duda de que sean los culpables que dicen que son.

Lo cierto es que, casualmente está por iniciar la feria de Silao, ahora en el Parque Bicentenario, y que se presenten estas escenas en las calles de la ciudad no contribuye a una buena publicidad para la ciudad.

Urgía calmar las aguas, ahora hay que ver si se mantienen quietas.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here