*Salva Trejo a sus policías

De risa loca, si no fuera por lo grave del asunto, resultó la conferencia de prensa en la que el Secretario del ayuntamiento silaoense Alejandro Peña Gallo y un muy calladito y bien portado Secretario de seguridad Luis Felipe Hernández salieron dizque a dar la cara e informar sobre la súper investigación interna que se efectuó para deslindar responsabilidades de los policías municipales acusados de golpear al periodista Carlos Alberto García Balandrán.

Si se acuerdan –y si no aquí le refrescamos la memoria-  el corresponsal de La Jornada denunció que policías de un operativo intermunicipal lo revisaron a él y a otros amigos con los que viajaban en un auto el sábado en que se presentaría la banda Molotov en el parque Bicentenario.

Pero se les pasó la mano, acusó el reportero, puesto que además de propinarle varias patadas después de que lo tiraron al piso, hasta le echaron rencor de su ronco pecho: “¿crees que porque eres de Irapuato puedes venir a hacer lo que quieras a Silao?”. Con esta frase, diría el sentido común de cualquiera, solitos se echaron de cabeza.

No contaban con que el reportero alcanzaría a ver las placas de la unidad en la que se subieron. Y era una patrulla de Silao.

Así lo declaró en las denuncias que presentó ante el ministerio público, la Procuraduría de derechos humanos del estado, la Contraloría municipal y la Secretaría de la Transparencia.

Y mire, no es que sea una mal pensada, pero un “asesor” que la verdad le ha dado muuuuy malos consejos al alcalde Antonio Trejo Valdepeña, prácticamente le sugirió al reportero que aunque fuera cierto lo ocurrido no lo reconocerían, en una llamada telefónica que le hizo después de que García Balandrán publicó lo sucedido en Facebook.

Pero la verdad exageraron con el teatro…digo, con la rueda de prensa de Alejandro Peña en la que se anunció una rudísima sanción de 3 días de suspensión para los preventivos que estuvieron involucrados…pero nada más porque no anotaron en el parte de novedades el incidente en el que resultó golpeado el reportero, sobre cuyos detalles mantienen pico cerrado.

Está claro que lo que prometió el dichoso asesor, lo cumplió.

Y eso que supuestamente su chamba es la relación con los medios y mejorar la imagen del alcalde Trejo Valdepeña, al que le vendría muy bien reflexionar en la sabia frase: “No me ayudes tanto, compadre”.

Como si estuvieran las cosas a todo dar en Silao.

*Una fiesta en el Congreso

Otro que se exhibió en sus linduras fue el Congreso del Estado, pero por el pobre control que tiene de empleados y de los recursos materiales; en este caso, los vehículos comprados con nuestros impuestos, aunque suene a cantaleta (es verdad).

Y es que el pasado fin de semana, a un empleado de la Casa Legislativa se le ocurrió llevarse un auto oficial a una salida no oficial con copas de por medio. Pero la borrachera terminó con el confianzudo empleado en el torito y el vehículo en el corralón.

Aunque en su momento se dijo que el alcoholizado trabajador habría usado “palancas” para no pisar la barandilla, sí pasó sus 12 horas en chirona además de pagar los 8 mil pesos de multa más el arrastre y corralón.

Encima de todo, el bochornoso asunto del vehículo oficial del Congreso se hizo público y al trabajador lo renunciaron, ¡vaya borrachera más cara!.

Pero esto solo evidenció el laxo control de los recursos que tiene el Congreso del Estado. Ya se supo que ocurre que empleados son comisionados a entregar documentos, regresan y como no hay a quién entregar las llaves, se las lleva junto con el auto y, en este caso, ni los múltiples filtros tanto de entrada como de salida, con guardias de seguridad privada y de las Fuerzas de seguridad pública del Estado pudieron evitarlo o ya de menos detectarlo y reportarlo.

Esta vez se hizo público, pero cuántas más habrán pasado de éstas en que los empleados legislativos se vayan a pasear con autos y gasolina pagada por el erario.

No le quedó más remedio al Secretario general Ricardo Narváez salir a dar la cara para anunciar el despido y la revisión del control de vehículos en la Casa Legislativa,  luego de que se difundió la historia, en la que además se sabe que está involucrada una regidora del PAN…mmmm.

 

*Las lealtades de Diego

Se veía venir el cambio en la Coordinación de Comunicación social del gobierno del estado, en el equipo del primer nivel de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, con la salida de Angélica Aguilar como titular.

Aunque Angélica forma parte del equipo de la coordinación desde hace ya varios años, su nombramiento llegó acotado por las influencias que hombres cercanos a Diego Sinhue tienen en materia de la comunicación social o las relaciones con los medios de comunicación y las estrategias de difusión del gobierno estatal

Eso quedó claro con momentos como el de la aparición de la comisionada Sophía Huett López, habilitada como vocera en materia de seguridad. Un nombramiento que ni siquiera habría pasado por el escritorio de Angélica. Fue penoso que no se le reconocieran capacidades ni se la brindara el lugar y la confianza que su propio nombramiento ameritaban.

Lo que sí sorprendió a algunos fue que a este cargo llegara Alan Sahir Márquez Becerra, para más señas, sobrino del ex gobernador Miguel Márquez Márquez, egresado de Comunicación de la Universidad de León y…párele de contar en la carrera, porque más bien acuñó fogueo político y gubernamental cerca del propio Diego Sinhue, de quien fue secretario particular en la Secretaría de Desarrollo Social y Humano.

A Márquez Becerra se le inventó el puesto de Coordinador de información estratégica para el gobierno cuando Diego Sinhue llegó a gobernador. Tener cerca a su círculo cercano lo ameritaba, según parece.

Y bueno, con el tema de la violencia y la inseguridad pegándole un día sí y otro también al gobierno, y las infortunadas apariciones de la vocera Sophía Huett repartiendo culpas, criminalizando hasta a los comerciantes extorsionados en Celaya porque salen a protestar –ya se parece al alcalde de San Miguel de Allende Luis Alberto Villarreal- los bandazos en la comunicación están de a peso todos los días.

Mucha tarea tiene en puerta el nuevo coordinador, al que parece que esta vez sí lo dejarán asumir el cargo.

Muy abiertas y visibles deberá tener las manos el nuevo coordinador: La publicidad oficial fue negocio al final del sexenio anterior con Enrique Avilés y esto salió a la luz por una denuncia de periodistas y activistas que confirmó la Auditoría Superior del Estado. La Secretaría de la Transparencia también encontró asuntos pestilentes en contrataciones, pagos, facturas y la falta de comprobación de qué se difundió con millones de pesos que se pagaron a quién sabe quiénes en el tiempo de Avilés.

El gobernador Diego Sinhue no ha dicho nada sobre la suerte de la investigación, una parte de la cual está en la Fiscalía anticorrupción y menciona varios millones de pesos que no se destinaron a lo que se debía.

Es un pendiente que se le seguirá recordando, aunque no le guste.

 

 

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here