*No hay peor ciego que Samuel Ugalde

Por supuesto que no le gustó nada, pero nadita al Secretario de Seguridad Pública de la capital (y antes de Irapuato, y de San Pancho) Samuel Ugalde García, la balconeada que la organización civil Gentileza, A.C. le puso con el mapa en el que exhibió cuáles son las zonas de Guanajuato en las que más se manifiesta el acoso en contra de mujeres en la vía pública.

La organización civil se ha preocupado, pero también se ha ocupado, de tomar el tema del acoso en serio. Tanto para dar vista del tema en los espacios públicos como dentro de instituciones como la Universidad de Guanajuato, donde es evidente que mucho falta todavía por hacer y reconocer desde los niveles de autoridad hacia la comunidad, principalmente las alumnas, aunque maestras y trabajadoras tampoco se han salvado.

Bueno, después de que presentó su propuesta para modificar reglamentos municipales y establecer como falta administrativa el acoso sexual en la calle, a fin de que éste pueda ser denunciado y sancionado por un juez administrativo municipal, Gentileza se ocupó de solicitar datos e información vía Acceso a la información, y así pudo elaborar el mapa del acoso en la capital.

La respuesta del Secretario de Seguridad Samuel Ugalde no pudo ser más insensible y poco afortunada.

Simplemente, a la Poncio Pilatos, el secretario quiso evadir el tema afirmando que el acoso no está todavía tipificado como falta en los reglamentos municipales.

Y ya, con eso hizo como si no existiera, desestimó el estudio presentado por Gentileza y dijo ignorar de dónde habían sacado los datos.

Nada más que ya Alejandro Domínguez, directivo de la organización civil, le tuvo que aclarar que, por principio de cuentas, el acoso está tipificado en el Código penal del estado desde hace varios años, por lo que es obligación de los tres niveles de autoridad prevenirlo y procurar e impartir justicia en los casos en que se comete.

También le explicó a Ugalde García con peras y manzanas que la información se obtuvo de las propias autoridades, información oficial entregada –con todo y reticencias previas- a través de las unidades de acceso.

Lo que sí se evidencia cada vez más con titulares de Seguridad como Samuel Ugalde y otros –porque claro que no es el único- es cómo “rasuran” los partes de policía y pretenden ocultar varios “pecadillos”.

En el Ayuntamiento, mientras tanto, síndicos y regidores le siguen dando largas a la modificación del reglamento para incluir el tema del acoso.

¿Qué, querrán una “brillantada” en la Capital?

A lo mejor eso esperan. Al cliente lo que pida, ¿no?

*Como alcalde es buen…chofer

Bombero, jefe de la policía, presidente municipal y ahora hasta operador de autobús…parece que los reflectores no le alcanzan al alcalde Alejandro Navarro, quien como ‘Milusos’ moderno, a todos los oficios le entra.

En los primeros 10 meses de su gobierno, se ha visto al presidente municipal haciendo casi de todo: manejando patrullas, maquinaria pesada y hasta haciendo chamba de bombero.

Ahora por si fuera poco, también manejó un camión de transporte público por las noches.

En sus redes sociales, presumió un vídeo manejando uno de los nuevos urbanos de la ruta nocturna hacia la zona Sur y hasta con el pasaje gratis.

¿Será que Navarro Saldaña tiene licencia y tarjetón para operar un camión de transporte público?.

¿Será acaso que lo del transporte gratis tiene intenciones electoreras muuuy adelantadas? ¿O es que tiene mucho tiempo libre de sus obligaciones y responsabilidades en la silla municipal para aventurarse a todos esos oficios?

Ojalá se acuerde que se le eligió para gobernar y para eso se le paga.

*La injusticia del Puerto Interior

Siguen saliendo los pendientes en el gran negocio en que se convirtió el Puerto Interior de Guanajuato desde antes de que se levantara sobre los terrenos de varios ejidos en Silao: Nápoles, Mezquite de Sotelo, El Salitrillo

Ya salió otra sentencia que recuerda el negocio redondo que se hizo con los ejidatarios, a quienes nunca se pagaron todos los pesos que realmente tendrían que haber recibido, a partir de los decretos del ex presidente Vicente Fox Quesada, y que le tocaban cubrir al gobierno de Juan Manuel Oliva Ramírez.

Y pasó el de Miguel Márquez Márquez, y los que sí lograron recibir millonarios adeudos fueron ejidatarios de Colonias Nuevo México.

Ahora un tribunal administrativo resolvió que el gobierno del estado no pudo demostrar que cumplió con el pago total por la expropiación de la tierra del ejido de Nápoles, por lo que debe cubrir una cantidad que además debe actualizarse al valor de enero de este año.

Hay otra deuda que tampoco se cumple: las palabras en las que casi al final de su sexenio Miguel Márquez reconoció compromisos de inversión, obras básicas de infraestructura y educativas que no se habían convertido en realidad en esos ejidos y ofreció convertirlas en realidad.

Pero lo que en verdad pasó, es que se usó esa larga lista de compromisos pendientes (escuelas, pavimentación, iluminación) para presionar a los ejidatarios: si retiraban las demandas y sacaban a los abogados Víctor Santos y Pepe Arrache de la jugada, les cumplían.

Como eso no pasó, las demandas siguen -se van ganando-. Y de las obras sociales, de elemental calidad de vida, detrás de las mallas y muros del Puerto Interior, ni sus luces.

¿Les cumplirá Diego Sinhue o verán pasar otro sexenio?

*Otra de policías contra reporteros

Mire usted, en unas cuantas semanas se han sumado ya varios incidentes en los que, maldita coincidencia, se han visto involucrados funcionarios o policías municipales y periodistas, en distintas ciudades del estado.

Primero en Silao, donde policías municipales que participaban en un operativo intermunicipal cerca del Parque Bicentenario un sábado de Feria en que se presentaría la banda Molotov, se agredió al reportero de La Jornada Carlos Alberto García Balandrán, según denuncias que presentó ante la Fiscalía general del estado y la Procuraduría de Derechos Humanos, además de la Secretaría de la Transparencia y las contralorías municipales.

Por supuesto, la posible responsabilidad de los preventivos bajo el mando de Felipe Hernández fue rápidamente escondida tras una nube de humo; se les exculpó fast track y se les aplicó un ‘rudísimo’ castigo de amonestación por no andar consignando en el parte oficial este tipo de incidentes.

Luego vino el desaguisado del alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, en vivo y a todo color intimidando a las reporteras Ana Luz Solís y Antonieta Herrera, de News San Miguel y El Sol del Bajío.

En la semana transcurrida se registraron otros dos incidentes; uno en Salamanca y otro en León.

El primero, cuando una funcionaria del gobierno de la alcaldesa de Morena Beatriz Hernández Cruz fue sorprendida in fraganti recogiendo a un hijo de su escuela en una camioneta oficial del Municipio.

Cuando la reportera Karla Montenegro de El Salmantino se acercó al vehículo y cuestionó a la funcionaria, ésta de plano no sólo la ignoró y subió rápidamente la ventanilla, sino que pasó rozando a la reportera, casi empujándola por un costado.

Todo esto quedó grabado en video.

Sobre este incidente, Beatriz Hernández ha mantenido silencio y tampoco se sabe de algún llamado de atención a la funcionaria de su administración. Parece que el polémico tema de la adquisición de luminarias-camioneta para su uso la ha tenido bastante ocupada, aunque eso está tan enredado que más valdría una revisión de los órganos de fiscalización para salir de dudas de una vez por todas.

Y el viernes cerca de la medianoche en León, el reportero Christian Rendón denunció que fue interceptado por agentes de Vialidad y de Policía municipal después de pasarse un alto en una zona conocida por asaltos y asesinatos.

Independientemente de la infracción que en todo caso se debió aplicar si se consignó la falta, al reportero le fue mucho peor, pues de los insultos los agentes de Vialidad pasaron a los golpes y la intimidación, según narró en Facebook instantes después del hecho y antes de dirigirse a la Fiscalía general del estado a presentar su denuncia.

Tras conocerse lo ocurrido, salió de volada una postura del Secretario de Seguridad Mario Bravo Arrona condenando el hecho, anunciando una investigación iniciada  -con número de expediente y toda la cosa- y una comunicación que tuvo con el reportero para expresarle su respaldo.

A ver si es cierto.

Cero y van cuatro.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here