1.- El gober salva su chamba

Hay días buenos y días malos, pero no semanas malas, y completas, casi nunca. Esta semana pasó del nivel malo al peor para el gobernador panista, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo.

Desde que le lanzaron la amenaza de la desaparición de poderes, al Gobernador no le calentaba ni el sol, así que hizo hasta lo imposible para entrevistarse con los morenos del Senado.

En medio da la crisis estudiantil en Celaya, los paros técnicos de la GM y las masacres en los Apaseos y San Miguel de Allende, el mandatario guanajuatense se da su tiempo para “salvar” su chamba.

Así es nuestro gober.

Sacó su cita con el coordinador de los senadores de Morena, léase Ricardo Monreal y apenas si le confirmaron la fecha, recibió la promesa de que la propuesta de revocación de poderes no trascenderá.

En menos de dos horas, Monreal y Sinhué se estrecharon las manos, finiquitaron el tema de no tocar Veracruz y no tocar Guanajuato o Tamaulipas y así todos felices y contentos.

Se acabó la incertidumbre.

La emoción fue tanta en la Isla Azul que todo el aparato oficial del gobernador Diego, pagó lo necesario para promover la noticia y acabar con tanto ruido mediático.

Sólo faltó que lanzaran una nueva campaña de victoria para festejar que con Guanajuato nadie se mete.

Más de 10 mil estudiantes hartos de la inseguridad

Fueron más de 10 mil las personas que se manifestaron en Celaya por un reclamo que encabezaron los estudiantes, ante el grave problema de inseguridad pública.

La persona más sola en medio de la crisis fue justamente la presidenta municipal panista, Elvira Paniagua, quien logró dar la cara con vergüenza ajena.

Ni se asomó ni de chiste el gobernador Diego Sinhué, pues andaba en el salvamiento de su chamba, como tampoco lo hizo el secretario de Seguridad, Alvar Cabeza de Vaca, y mucho menos el fiscal, Carlos Zamarripa Aguirre.

La presidenta fue quien amortiguó los golpes mediáticos a través de un video que poco se reprodujo en medio de una red inundada de reclamos y mentadas.

Si las cosas iban mal en Celaya, se tornaron ahora a mucho peor, sobre todo cuando el fiscal, Carlos Zamarripa, boletinó al supuesto sospechoso del asesinado del estudiante, Gabriel Luna Ibarra.

Un dato que todo mundo conocía, excepto su personal en Celaya, quienes logaron dar con el domicilio, tres días después de que todos sabían.

En una entrevista nacional con Televisa, el Fiscal adelantó que ya habían detenido a otra persona supuestamente involucrada en el crimen, pero no ofreció más datos.

Celaya es un caso verdaderamente difícil y donde el hartazgo se manifestó pacíficamente, lo que quizás, no alcanza a valorar todavía el Gobierno de Guanajuato.

Por lo pronto, todo parece indicar que la sacrificada en el tema será la alcaldesa, Elvira Paniagua, una decisión que, de concretarse, representará la injusticia convenienciera.

Paniagua es la que menos puede hacer en medio de tanta crisis y el gobernador necesita voltear a su gabinete para dar el primer manotazo en sus secretarías, si es que no pretende coludirse con el genocidio que pasa en Guanajuato.

El paro de GM y el conflicto laboral en si interior

Para agregar un granito más a la crisis en el terruño, resulta que la General Motors Silao, anunció una serie de paros técnicos que frenarán las labores de unos 11 mil trabajadores, según el sindicato de CTM.

El secretario de la organización obrera, léase el diputado Hugo Varela, aseguró que además de GM, hay otras empresas que también harán los paros respectivos y disminuirá el ingreso de los trabajadores.

Por lo pronto sume a unas 50 empresas que forman parte de la proveeduría del sector automotriz, aunque como se trata de notas negativas, seguramente dirán que son menos.

Lo cierto es que hay paros en decenas de empresas y, a decir de los expertos, eso empeorará la crisis de inseguridad en Silao, Guanajuato, Romita y León, pues los ingresos de los obreros irán a la baja.

Aunado a eso, considere que hay otro movimiento sindical que luchará por consolidarse como alternativa de agrupación dentro de GM.

Los incrédulos dirán que no se puede, pero una de las condiciones que tienen los trabajadores de GM en Estados Unidos, es que se reinstale al personal que fue despedido y que, además, se reconozcan a los nuevos sindicatos.

De lograrse las peticiones, no dude que los sindicatos serán múltiples y variados, pues tan sólo en la pura ensambladora, hay cerca de 7 mil trabajadores con derecho a afiliarse libremente.

Dicho en otras palabras, los casi 1.96 millones que se recaudan en cuotas sindicales al mes, se podrán repartir en varios líderes y no sólo en la CTM.

Con razón hay tanto interés en eso.

Por lo pronto, el caos en GM es laboral y sindical, aunque al presidente de Silao, Toño Trejo, lo niegue y lo descarte.

Pues que los policías iban ebrios

Por cierto, habrá conocido el presidente Trejo que sus policías que se estrellaron en el semáforo este fin de semana iban en estado de ebriedad.

Los enterados juran y perjuran que los uniformados habían festejado el día del empleado municipal en el Splash, donde el jefe Toño Trejo, les rentó para celebrar a lo grande.

Los informados asegura que esta patrulla estuvo todo el día en el estacionamiento del Splash y de pronto, ya en la noche, aparece estrellada contra un semáforo.

El director de la policía Luis Felipe Hernández, mando decir que no hay tal embriaguez de los policías, pero no ofreció las pruebas, ni estudios médicos, ni nada.

¿Será que hay más irregularidades en el caso del choque?

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here