1.- Un paquetazo para el Observatorio.

Aunque en todo momento los integrantes de la asociación civil Observatorio Ciudadano que fue presentada el miércoles pasado pusieron el énfasis en que son apartidistas y que trabajarán sin afán de lucro, algunos de los nombres de quienes lo integran tienen antecedentes que tampoco pueden ser ignorados y que duplican el tamaño del reto que tienen por delante: mirar con lupa y con credibilidad el ejercicio de la autoridad y lograr la participación ciudadana para atender los apremiantes problemas que tiene Silao, particularmente el de la inseguridad.

Así que vaya paquete tendrá su líder, el empresario irapuatense–silaoense Juan Carlos Díaz Garmendia, quien en el evento hizo especiales referencias a un ex gobernador, el actual el diputado federal Juan Carlos Romero Hicks, y lo mismo pasó con el representante del gobernador -de la dirección de Desarrollo Político- Juan Carlos López, quien aunque ya lo sabíamos también se dijo fan (con otras palabras) del coordinador panista en la Cámara federal.

El criminalista Juan Manuel Rodríguez Becerra apenas regresa a su tierra –así lo comentó- y el presidente Juan Carlos Díaz de pasadita ventiló que  tiene interés de ayudar al municipio por la actividad empresarial que mantiene en este municipio desde hace 15 años, pues en realidad él radica en Irapuato.

Y siguieron las alusiones romeristas. Juan Carlos Díaz emuló aquellas frases acuñadas por el ex gobernador y llamó a Silao “el ombligo de Guanajuato”. Y siguió  “cerca del cielo y con tantas carencias”.

El discurso abundó en construir y no destruir, en conciencia y madurez. Todas cualidades que según los hechos probados, no muchos de los actores en  la política tienen.

Entre los miembros de este observatorio está Rogelio Torres García, ex presidente del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAS) quien hace alguno ayeres fue polémico cuando entró a las pugnas por las planillas políticas. Junto con  el restaurantero Martín Hinojosa Cabrera se les ha visto pintados de los colores amarillo y negro, aunque hay que recordar también que don Martín no sólo simpatizó con un instituto político, pues en algún otro intento apareció con la bandera de Convergencia y sí sumo algunos votos, aunque no los suficientes para el triunfo.

Los otros integrantes son: Juan Manuel Rodríguez Becerra, Jorge Alfonso García Palomares, Jonathan Ramírez Reyes, José Jesús Franco Ramírez, Arturo Zamora Fonseca, José Trejo Ramírez, Germán Medrano Vieyra.

2.- Una FE millonaria.

Otra de las presentes en el evento del Observatorio Ciudadano fue la rectora de la Universidad Humandi Mundial, Rocío Naveja Oliva, -arroz de todos los moles desde el gobierno de Juan Manuel Oliva en consejos, mesas ciudadanas, talleres y capacitaciones desde su institución- quien dio una probada de lo que según dijo es un próximo proyecto del gobernador Diego Sinhue Rodríguez, denominado

“Fe GTO”, proyecto para el que se habla de 600 millones a entregar a las organizaciones civiles para temas de seguridad.

No dude que la Humani estará presente como proveedora de servicios en el tema de seguridad y prevención, se ve difícil que quiera dejar su privilegiado lugar aunque el panorama que se ve haría muy cuestionables los resultados de sus capacitaciones, diagnósticos y talleres pagados con recursos públicos, por ejemplo, para policías.

3.- La cuarta desintegración en la Capital.

Morena en la capital se cae a pedazos y pareciera que el culpable es el regidor Oscar Edmundo Aguayo, a quien ya en ningún lado quieren por sus constantes y numerosos problemas legales, por esa presunta afición de la que se le acusa de copiar las firmas ajenas para hacerse de unos cuantos miles de pesillos o beneficios otros, lo que está asentado en expedientes penales.

La última andanada contra Aguayo vino de sus compañeras de bancada en el Ayuntamiento capitalino, Magaly Segoviano y Karen Burstein, quienes ya pidieron a la secretaria del Ayuntamiento que le busquen a Aguayo otro lugarcito en otra oficina, de preferencia donde no se note mucho, porque la verdad sí les da penita ajena tener que estar lidiando con actuarios judiciales cada vez que es notificado por alguno de los múltiples asuntos legales que enfrenta.

Bueno, para acabar pronto, ambas le pidieron que deje la regiduría para que se dedique de tiempo completo a hacer su recorrido diario por los juzgados, ya que hace mucho que no se le ve en la oficina de síndicos y regidores  donde debería de estar despachando, que para eso cobra y no tres pesitos.

A este panorama de Morena en la capital se suman las fisuras estatales que cada vez se notan más. Ante las versiones de que la lideresa morenista Alma Alcaraz Hernández se va a dirigir al partido en su natal Sinaloa, el ex dirigente (que todavía se siente como si lo fuera) y actual coordinador de la bancada Ernesto Prieto anda muy contento y lo luce en todos lados.

Prieto no sólo se soba las manos ante la posibilidad de que se concrete la invitación a Alcaraz hecha por Yeidckol Polevnsky  para tomar las riendas de Morena en Sinaloa, sino que ya se ve otra vez a sus anchas en el comité estatal, moviendo sus piezas de ajedrez para buscar poner a alguno de sus alfiles o de plano aventarle los caballos a la reina (de Morena). Porque él por más que quiera, no puede mandar mientras tenga el cargo de diputado, así lo dicen los estatutos de su partido.

A Prieto se vio tan feliz ante la nueva mención de la partida de la actual presidenta del partido, que celebró en corto (pero en voz alta) con algunas expresiones nada apropiadas, menos para alguien que hasta anda llevando a la tribuna iniciativas para endurecer los castigos por el acoso sexual, con todo y el pasado que lo persigue como violador de derechos de las mujeres, con multa electoral y toda la cosa, ¿sí se acordará?

 

4.- Lo barato sale caro.

Hay gente que nace con buena estrella y hay quien nace estrellada. Entre los primeros hay que anotar al ingeniero Enrique Berumen, quien después de que le cantaron las golondrinas en la pasada administración municipal por hacerse de la vista gorda y dejar brincarse un alcoholímetro a un empleado del entonces diputado local Alejandro Navarro y al entonces ex director de Servicios Públicos, Ludovico Mata, ahora despacha como encargado de protección civil del Congreso del Estado.

Parece que Berumen cayó para arriba, ya que después de varios meses de estar a vuelta y vuelta y calentando las sillas del comedor del recinto legislativo, ya le dieron el visto bueno para ocupar el cargo con nivel 9 y un nada despreciable sueldo de 23, casi 24 mil pesos mensuales.

Habrá que ver si le crearon su traje (puesto) a la medida, ya que hasta el 15 de diciembre ese cargo era ocupado por un brigadista externo (o sea, una persona especializada en el tema de protección civil, pues), sin plaza ni beneficios laborales, al que los mandamases del Congreso prefirieron dejar fuera con el pretexto de que  que “salía muy caro pagar outsourcings”.

A ver si no se les cumple el dicho de que “lo barato…”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here