Sábado pasado el Presidente López Obrador es abucheado en Estadio Diablos Rojos de béisbol en Ciudad de México, invitado a inauguración por Alfredo Harp, connotado fifí, de los compradores de Banamex. Gritos de “fuera”, “buu” permanentes. En turno López Obrador con enojo incontenible se refiere a “la porra del equipo fifí”, la respuesta: mentadas. Vocifera: “la mayoría está a favor del cambio, y del rey de los deportes” y ni así.

“Voy a pichar, les voy a ir tirando pura pejemonia, los voy a seguir controlando…”, ya fuera de sus casillas, muy enojado remató “vamos a seguir ponchando a los de la mafia del poder”. Aparte de violencia verbal, su imagen facial y corporal resto del evento evidenciaron alterado estado de ánimo golpeando molesto pelota contra guante. Su imagen en palco de brazos cruzados elocuente. Profusa divulgación de quien unos ven semidiós, otros presidente desnudo.

En abucheos en estadios, Díaz Ordaz o De la Madrid supieron administrar entorno. Se contuvieron por elemental sentido de prudencia política. No justifico rechifla, sino constato la reacción del Presidente: agredir, insultar, confrontar y dividir. Aquellos fueron públicos irrespetuosos, entendible en estadios. La del presidente es inaceptable desde todos punto de vista al comunicar pichará a disidentes porque según él es “porra fifí”, “de la mafia del poder”. El público era pueblo mexicano a quien debe respetar, haya o no votado por él, sea devoto o detractor. Sumar y multiplicar, no restar ni dividir.

Este lunes, López Obrador se divulgó carta que se sabe elaboró su esposa Beatriz Gutiérrez
pidiendo al rey de España -aparte también al papa Francisco- se disculpen por abusos de la conquista 500 años atrás, exhibiendo visión desentendida de la historia como de nuestra realidad (Antes Hugo Chávez, Evo Morales y Maduro también lo pidieron). Entonces no existía España ni México. Allá, reinos de Castilla, León, Aragón, principados y otras poliarquías medievales. Acá aztecas, tlaxcaltecas, mayas, chichimecas, otomíes, olmecas entre otros. De ambos lados siguieron procesos de integración por siglos.

Yo soy y me siento mestizo como lo son nuestros países, resultado de mezclas de sangre y culturas indígenas y europeas. “El 13 de agosto de 1521 heroicamente defendido por Cuauhtemoc cayó Tlatelolco en poder de Hernán Cortés. No fue triunfo ni derrota. Fue el doloroso nacimiento del pueblo mestizo que es el México de hoy”, dice placa conmemorativa en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco que ordenó Jaime Torres Bodet.

Problema es que AMLO y su gente se sienten el eje de la historia mexicana en cuarta
transformación, y eso es muy peligroso. Nuestra historia patria es obra individual y colectiva, por acciones y omisiones a favor o en contra de ideas, programas o revueltas, de antier, de ayer o de hoy, patrimonio de todos los mexicanos. Es la vida de casa de nuestros padres en perpetua edificación. Nos abarca a todos. Él como muchos mexicanos fueron educados en una visión maniquea de la historia: conquistadores-chingados, federalistas-centralistas, revolucionarios-reaccionarios, buenos-malos, la “oficial priísta siglo XX”, que luego remachó estudiando 14 años carrera de ciencias políticas en UNAM, 1973 a 1987, con contenidos marxistas. Asumió que motor de la historia es lucha de clases, proletarios vs burgueses, explotadores-explotados. Poder y derecho son superestructuras de explotación del proletariado, enseñaban. Su permanente descalificación de quienes considera oponentes se desprende de esa dialéctica.

No se comporta como presidente de todos los mexicanos y sus expresiones frecuentemente no lo hacen ver inteligente, por resentido. Nuestras abuelas decían que quien echa constantemente sal a la herida tiene un problema mental serio. El escritor Pérez-Reverte dice que carta lo hace ver imbécil o sinvergüenza ¿Apuestas? Su primer deber es conservar la unidad nacional. Ya trascendió que la Sra. Gutiérrez de López elaboró otras cartas para presidentes de Francia y de EEUU ¿Pedirá también a jefa de gobierno de Ciudad de México-Tenochtitlan disculpas por las guerras floridas con sacrificio de doncellas y prisioneros de aztecas? ¿Y si los austriacos la exigen por fusilamiento de Maximiliano? Pero qué necesidad. Silbatina al presidente.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here