GUANAJUATO, GTO.- La ex asistente de la regidora panista, Margarita Rionda, acusó que la funcionaria sobornaba a los reporteros de la fuente de Presidencia para que éstos les publicara sus actividades.

La funcionaria también habría desviado miles de pesos de la partida de apoyos sociales.

La ex colabora de la panista, Margarita Rionda, denunció a la regidora ante la fiscalía.

Michelle Luna, ex asistente de la regidora panista, denunció ante el ministerio Público a la edil, por daño moral, después de que Rionda aseguró públicamente que le robó 40 mil pesos.

La ex asistente de la regidora, denunció a la edil por el delito de daño moral, por asegurar públicamente que le robó dinero y por eso la despidió, pero afirmó que ella fue la que renunció porque ya no quiso seguir desviando recursos.

Luna aseguró que el monto que se le acusó de robar, fue desviado de la partida de apoyos sociales por órdenes de la regidora.

Aseguró la panista la obligaba a “inflar” facturas para hacer compras para el comité del PAN, comprar balones para promoverse políticamente y pagar a medios de comunicación para que la beneficiaran con notas.

“Me pedía que acelerara facturas, pedía salir en medios y tenía que conseguir facturas falsas para pagar las notas, usaba los recursos sociales en medios, en deporte, desviar recursos en favor de ella con fines políticos”.

La ex colabora de la panista, Margarita Rionda, denunció a la regidora ante la fiscalía.

Dijo que, para justificar estos gastos, a la asistente se le ordenaba comprar facturas o buscar a personas que quisieran firmar de recibidos los apoyos sociales.
Detalló que, desde el mes de diciembre, le pidió pagar un pedido de tamales para el comité municipal del PAN con los recursos públicos y desde enero cada mes desviaba dinero para pagar notas a medios de comunicación.

Los regidores tienen una bolsa de 11 mil 200 pesos mensuales para otorgar apoyos sociales, los cuales si no son ejercidos se tienen que devolver a las arcas municipales, pero con tal de no regresarlos, la regidora ordenaba comprar balones con los recursos restantes y entregarlos en comunidades para promoverse políticamente.

“Me hacía llamar a promotores deportivos y les entregaba los balones, que firmaran el formato de solicitud de apoyo, y solo les daba cinco balones o dos balones, y los demás hacia campaña política en comunidades”.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here