SILAO, Gto.- Los instrumentos musicales que se adquirieron en el 2017 para el proyecto “Festival Silao Crece en Cultura” permanecen en resguardo de la Contraloría Municipal derivado de la investigación que realizó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Así lo aseguró el director de Educación, Cultura, Deporte, Gilberto Aguirre Hernández, quien reiteró que los instrumentos permanecen resguardados debido al proceso que se realizó para conocer sí se cumplió con los objetivos del programa “Festival Silao Crece en Cultura”.

El recurso federal de cultura se otorgó para el proyecto en mención y consistía en la realización de diversos talleres culturales para niños, jóvenes y adultos con la compra de instrumentos musicales.

“Ese proyecto no siguió como tal, si se menciona que hubo una compra de instrumentos musicales de los cuales, esos instrumentos está en posición o resguardados (Contraloría municipal) pero todavía no sabemos si se utilizarán a o no”, explicó el funcionario.

Reiteró que será la Contraloría municipal quien autorizará el uso de 80 guitarras, 40 caballetes, 5 pianos acústicos y 320 bastidores.

“Lo que si tenemos como conocimiento y desde que asumí la dirección es que sí existen estos instrumentos como parte de la Casa de la Cultura y de lo que un servidor sabe es que son bienes de la Casa de la Cultura. De hecho sí son para ese fortalecimiento de la cultura qué insisto están en resguardo”, justificó.

El dictamen menciona que la ASF realizó una visita en junio 2018 al gobierno municipal para constatar la realización del proyecto sólo se proporcionó un estado que reflejaba un daño a la Hacienda Pública Federal por 5 millones de pesos.

Durante la administración 2015 – 2018, quien encabezó la dependencia municipal fue Griselda Wendolyne Rodríguez Valadez.

DAÑO AL ERARIO

En el 2017, la Secretaría de Cultura Federal otorgó al gobierno municipal de Silao, encabezado por Juan Antonio Morales Maciel, cinco millones de pesos para el proyecto “Fortalecimiento de la Cultura en Silao, Guanajuato”.

Durante la auditoria,  los auditores notaron que las guitarras utilizadas no eran nuevas y que en el taller no había más de 20 alumno. Eso puso en evidencia que no se compraron las 80 guitarras y aditamentos por las que se facturaron 405 mil pesos.

Tampoco se cumplió con la meta de beneficiar a 40 personas consideradas en el proyecto, lo mismo en los talleres de danza, baile, pintura y programa coral. Además, el número de personas participantes, así como los caballetes, bastidores y atriles, es inferior al contemplado en el proyecto. En ninguna fotografía o vídeo se observan los cinco pianos que se consideraron en el proyecto y por los que se pagó un millón 265 mil pesos, según la factura del informe.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here