Parte III.

Al incorporarme a PGR como Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales, primero, y luego al Sistema Nacional de Seguridad Pública como Secretario Ejecutivo, -por invitación del Presidente Calderón- esta parte de los apuntes no son de observador, son de actor o copartícipe.

El entorno: la tendencia a aumentar el consumo de drogas por crecimiento del ingreso o capacidad de compra implicó mayores puntos de venta de droga en ciudades del país, lo que llevó a una dimensión distinta al fenómeno criminal, por disputas en el control de territorios que detonaron mayor violencia. Ya no eran solo por rutas de trasiego de drogas hacia mayor mercado de consumidores, EEUU.

El Presidente sabía que en su estado, Michoacán, el crimen organizado se había apoderando tiempo atrás de municipios, como de otros tramos de territorio nacional, y respondió una primera solicitud de apoyo, la del gobernador Lázaro Cárdenas Batel, con presencia del Ejército Nacional, por incapacidades locales para contener violencias en esas disputas territoriales.

Ante el robo de hidrocarburos, instruyó al CISEN formar grupo especial para hacer inteligencia y tomar instalaciones de seguridad de Pemex, y con Policía Federal lograron desmantelar cuatro bandas vinculadas a ese robo.

Jesús Reyes Heroles G. era el director, quien con CISEN desde primer año identificaron la cadena logística del problema: ¿Cómo se planeaba dentro de Pemex el robo? ¿Cuándo y a qué hora se perforaban ductos para identificar el paso de la gasolina, de diésel y de turbosina? Se evidenció cuándo camiones ordeñaban ductos en la selva veracruzana gobernada por Fidel Herrera, con cuántos ductos y qué estacionamientos utilizaban. Y sobre todo, dónde comercializaban: gasolineras, transportistas, ladrilleras, baños públicos, industrias.

No se pudo vigilar los ductos en todos sus tramos y en todo el tiempo, porque SHCP (Carstens-Cordero) no concedió dinero.
El coordinador de seguridad de Pemex me compartió en 2009 un diagnóstico del huachicol con el propósito de que en la Dirección de Normatividad de mi Subprocuraduría analizáramos un esquema para penalizar conductas relacionadas con esas actividades ilícitas, luego convertido en iniciativa presidencial y en ley.

En informes anuales al Congreso se reportaron actividades realizadas por el MP federal, e incluían imputaciones a trabajadores y funcionarios de Pemex. En “Plataforma México” del Secretario García Luna en tiempo real visualizaban -por tramos y por tiempos- partes de la red nacional de ductos con satélites, aviones no tripulados, drones y lanchas, y por tierra; observé filas de pipas en Puebla y la reacción coordinada de Ejército, Policía Federal, PGR para detener y consignar a involucrados, vehículos y combustibles.
En el Sistema Nacional de Seguridad Pública en 2010 comprometimos a gobiernos estatales a crear unidades de inteligencia patrimonial y económica (UIPES) alineadas a estrategia para combatir lavado de dinero impulsada por GAFI.

Solo una docena de estados cumplieron, Guanajuato no; implementamos programa con subsidio para que desarrollaran una primera unidad de Policía Estatal Acreditable, fortaleciendo sus capacidades policiales. Con “Subsemun” inducimos a municipios destinar mínimo 20% a prevención (comunitaria, psicosocial, situacional, social, policial, para reincidencia).

En el último año de Calderón, el Consejo de Pemex (presidía J.A. Meade) estimó en $7,500 millones de pesos anuales el robo de hidrocarburos; al tiempo se recalculó en más de $ 15 mil millones; se contuvo huachicol solo en parte.

En la cuarta entrega referiré el desastre de Emilio Lozoya, Osorio Chong y Peña Nieto. Luego, las primeras respuestas de AMLO.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here