GUANAJUATO, Gto.- El sacerdote Fernando Martínez Suárez, de los Legionarios de Cristo y quien estuvo un tiempo en Salamanca, fue denunciado públicamente por una conductora de televisión a través del movimiento #MeToo de haber abusado sexualmente de ella en 1991 en Cancún, cuando era director del Instituto Cumbres.

La actriz y conductora de televisión Analu Salazar hizo público el abuso el 2 de mayo en un grupo de redes sociales de #MeToo en el que se dan a conocer abusos de sacerdotes, particularmente de Legionarios de Cristo.

La joven narró que tuvo conocimiento de que el sacerdote llegó a Cancún procedente de la Ciudad de México, de donde fue cambiado “por una situación similar”.

“Mi nombre es Ana Lucía Salazar y estoy buscando información sobre el Padre Fernando Martínez, yo soy una víctima del señor, el me abusó cuando yo tenía 8 años, estoy en su búsqueda y reuniendo información. Les agradecería me apoyaran con todo lo que saben porque este señor ha abusado a lo largo de su vida de muchas niñas que hoy permanecen en el anonimato”, detalló.

Luego dijo tener conocimiento de que el Fernando Martínez había sido cambiado a Salamanca, pues aunque ella conoció de otros casos de compañeras que también fueron sus víctimas, no se hizo más porque los padres de familia no les creyeron, excepto a ella, quien siempre tuvo el apoyo de su familia, afirmó.

A raíz de su publicación, los Legionarios de Cristo difundieron un comunicado en el que informaron que a raíz de que se hizo pública la denuncia, se inició una investigación en contra del padre Fernando Martínez Suárez.

El ministro religioso, según los Legionarios, “actualmente tiene 79 años,vive retirado en una casa religiosa en Roma(Italia)y no ejerce ningún ministerio pastoral”.

“Considerando estas acusaciones, la Congregación de los Legionarios de Cristo ha decidido realizar una investigación exhaustiva según nuestra actual política de Ambientes Seguros, que será llevada a cabo con ayuda de una agencia externa”, detalla el comunicado.

Luego, en el documento se expresa: “sabemos que cualquier abuso causa un dolor profundo y daña a quien lo ha sufrido, a su familia, a la Iglesia y a la sociedad: queremos conocer los hechos, escuchar su historia y recorrer juntos un camino de sanación y reconciliación”.

Finalmente, los Legionarios invitaron “a cualquier persona que tenga alguna información sobre este caso o cualquier otro” a ponerse en contacto con sus de denuncia, además de informar a las autoridades competentes.

Todavía, la organización católica que ha sido de las más denunciadas por pederastia y abusos sexuales a partir de su propio fundador y líder Marcial Maciel sostuvo que desde 2015 “hemos implementado una exigente Política de Ambientes Seguros. Esta consta de medidas integradas de atención a víctimas, prevención de abusos, formación continua, códigos de conducta y protocolos de actuación inmediata en el caso de denuncias”.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here