GUANAJUATO, Gto.– La Comisión de Honor y Justicia del consejo de la Universidad de Guanajuato determinó sancionar a nueve catedráticos e investigadores de la institución, al encontrarlos responsables de ejercer violencia de género contra alumnas de la institución, la mayoría de ellos por conductas de acoso sexual.

La investigación se originó tras una denuncia presentada por un grupo de alumnas de la División de Ciencias Sociales del Campus León en contra de profesores de dicha área, misma que fue respaldada por el Centro Las Libres.

Algunos de los profesores denunciados forman parte del Sistema Nacional de Investigadores, y laboran en el Campus León en las escuelas de Trabajo Social, Antropología y Sociología.

Las alumnas habían hablado con autoridades de la División y del Campus, pero no fueron escuchadas y sus quejas no fueron canalizadas a ninguna instancia.

Luego de la denuncia pública hecha a mediados de agosto del año pasado, con el acompañamiento de Las Libres las alumnas formalizaron sus quejas ante la Rectoría general.

A ellas se sumaron otros casos, los que fueron desahogados por la Comisión de Honor y Justicia del consejo universitario durante estos meses.

En total, fueron 14 los profesores e investigadores que fueron señalados y a quienes se inició un proceso, de los cuales nueve resultaron con responsabilidad comprobada por violentar a alumnas. A otros tres no se les siguieron los asuntos y en dos casos más, la comisión no encontró elementos suficientes para concluir que incurrieron en acoso.

La sanción más alta consiste en una suspensión por un máximo de ocho días –que se aplicaría a seis de los profesores- y en otros tres casos se amonestará a los responsables por el acoso. Estas son las sanciones que prevé el anterior reglamento universitario bajo el cual se rigió la investigación. Después hubo una reforma que ya prevé situaciones más específicas y procesos más severos.

En una conferencia de prensa, el secretario académico de la Universidad de Guanajuato, Héctor Rodríguez de la Rosa, admitió que el gran aprendizaje obtenido por las autoridades de la casa de estudios con este caso fue “el de creerle a las mujeres, validar lo que reportan”.

Se acreditó que en el caso de los profesores sancionados, “éstos incurrieron en comportamientos que para las denunciantes resultaron violentos”.

El funcionario señaló que las sanciones también quedarán registradas en los expedientes de quienes fueron encontrados responsables del acoso. Esto repercutirá en aspectos laborales como las horas de clase, alguna promoción o incluso, de reincidir en la conducta, una destitución.

                 Sensibilizarán “para garantizar la no repetición”.

Además, se anunció que la institución desplegará una serie de actividades dirigidas a toda la comunidad –como un taller de nuevas masculinidades- para modificar y concientizar sobre conductas que son violentas hacia las mujeres.

La vocera de la Comisión de Honor y Justicia, Claudia Susana Gómez, señaló que el proceso todavía prevé la posibilidad de que tanto las denunciantes como los académicos sancionados se inconformen con la resolución.

Gómez dijo que no precisaría qué profesores fueron sancionados y de qué conductas de violencia de género se les encontró responsables “en términos de la Ley de transparencia” y para no revictimizar a las alumnas.

“La institución está inserta en una sociedad que hoy en día vive una gran violencia hacia las mujeres; un entorno problemático que merece atención”, señaló el secretario académico.

Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here