Afectaciones a la vida diaria de guanajuatenses y a sus dinámicas económicas o sociales se acumulan. Al desabasto de gasolinas provocado por error del gobierno al reducir en diciembre importaciones de aquellas, que luego se ha ocultado bajo el manto de la lucha contra el huachicol, se agrega que desde 15 de enero y todavía hasta este lunes activistas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Michoacán bloquearon vías de tren, violando gravemente Ley de Vías de comunicación. Ya cumplieron 21 días bloqueos que vararon 351 trenes, se acumularon 20 mil contenedores e impactaron a 2 mil 900 toneladas de carga lo que generó saturación en puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas. Las pérdidas ascienden a mil millones de pesos diarios, sin contar daños colaterales, expuso la Concamin.

 

Para la exportación de productos manufacturados en Guanajuato los retrasos de hasta 192 horas es gravísimo. Ford y otras armadoras han considerado suspender ensamblaje de automóviles por falta de insumos. Los trabajadores dejarán de recibir 45 por ciento de su salario si se detiene producción. Plantas de Honda, Mazda, General Motors y Nissan, en Guanajuato y Jalisco, fueron afectados en circuitos económicos. El presidente López Obrador hizo otro adelanto al gobierno michoacano de mil millones de pesos para aquella mafia magisterial harto dañina y desprestigiada, con lo cual desocuparon solo temporalmente parte de las vías férreas. Mantienen bloqueo en vía de Uruapan.

 

López Obrador descartó acciones de su gobierno para liberar el tránsito ferroviario competencia federal: “No voy a dar la orden de reprimir al pueblo… es que me voy a apoyar en la fuerza de la opinión pública”. Maestros de la coordinadora ni lo ven ni lo oyen. Tolerarlos es un exceso. Con similar argucia nos anunció que “oficialmente terminó la guerra contra el narcotráfico”. Que su gobierno no va a perseguir capos, desconociendo que eso es lo que hicieron Italia, Colombia o EEUU para combatir narcotráfico.

 

El Presidente debe entender que muchos de nuestros problemas se derivan de no respetarse la ley que a él también obliga. No es el Bajío único afectado. Cálculos de daños en primeros dos meses incluyen: 131 mil millones de pérdidas de todas las Afores (¿ya verificó su estado de cuenta?) y por 160 mil millones al erario público, por la cancelación del aeropuerto; 25 mil millones por la falta de combustible. 92 millones de dólares costo de compra ilegal en extranjero, sin licitar ni cubrir normas oficiales, de 671 pipas para mover combustibles por carretera (14 veces más caro que por ductos), entre varios daños. Incompetencia en conducción de Pemex llevó a la calificadora internacional Fitch bajarle dos niveles de calificación crediticia. La respuesta de AMLO fue descalificar a calificadora, como antes decir que el Wall Street Journal mintió al evidenciar que el gobierno provocó desabasto por reducir importación de gasolinas, noticia que el periódico ya confirmó.

 

En libro “Cómo mueren las democracias” (S. Levisky y DZiblatty, Harvard) identifican señales de cuándo un régimen democrático está en peligro: 1) Se rechazan de palabra o de obra las reglas o árbitro del juego democrático; 2) se busca debilitar defensas institucionales de democracia, como jueces o magistrados; 3) se niega legitimidad a oponentes y aún sus derechos fundamentales; 4) se tolera o se alienta la violencia verbal y física contra oponentes; 5) el poder procura restringir libertades de opositores, incluidos medios de comunicación a quienes se busca desacreditar. El poder acumulado por López Obrador no tiene contrapesos suficientes, un hiper-presidencialismo peligroso. ¡Cuidado!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here