1.- Guanajuato y Márquez están en crisis
El gobernador, Miguel Márquez Márquez, se vio muy contento en la asamblea panista celebrada este fin de semana en Santa Fe, Ciudad de México, tras una encuesta que lo ubicó como uno de los mejores mandatarios del país.
Estas mediciones con dedicatoria, supuestamente recopilan la información de los ciudadanos gobernados y se difunden en medio de crisis mediáticas, como la registrada esta semana pasada, donde los escándalos llegaron a las pantallas nacionales.
Evidentemente, Guanajuato está en crisis.
Los panistas saben que enfrentan un grave problema de gobierno con el artificial alcalde de León, Héctor López Santilla, quien sin oficio político ni mediático, anunció el incremento al transporte urbano.
Reconocen también que el número de ejecuciones en lo que va del año en la ciudad zapatera, les representa una crisis de inseguridad nunca antes registrada y sin la mínima intervención o estrategia  de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública.
Recientemente, el Gobierno del Estado fue exhibido con los reclamos de cientos de sanmiguelenses, quienes tomaron las calles para acusar la simulación de la Procuraduría General de Justicia del Estado, tras la muerte de tres menores.
El gobierno de Márquez enfrenta una crisis de desconfianza y credibilidad.
Las campañas aéreas montadas con recursos públicos, ciertamente son efectivas para contrarrestar estas malas o negativas noticias, pero no borran las realidades y los movimiento sociales, es decir, minimizan las crisis, pero no concluyen problemas.
Si los asesores del Gobernador son de verdad, deberán hacer un recuento de daños y una evaluación seria sobre las repercusiones que tienen todas estas variables en la imagen de Miguel Márquez, pues contrario a lo que simulan, lo cierto es que su jefe, poco a poco pierde puntos de popularidad.
2.- El Plan de austeridad está en su punto
Los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, harán el anuncio formal de su plan de austeridad, con recortes en los salarios de los secretarios, coordinadores y directores, como parte de la sensibilidad que tienen todos ellos ante el gasolinazo.
El PAN también hace lo propio con módulos que recopilan firmas en contra del incremento a los combustibles, como si los diputados que tienen en la Cámara bajo, no lo pudieran hacer con eficiencia o como si requirieran todo este montón de firmas ciudadanas para respaldar su iniciativa.
Evidentemente, es una campaña de posicionamiento.
Y es que, en los registrados oficiales, se hace notar que los diputados del PAN aprobaron el incremento a la gasolina, como lo hicieron también los legisladores del PRI y del PRD. El único partido que no lo hizo fue, justamente, Morena.
Print Friendly, PDF & Email



DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here