Las razones secretas del despido en el IMPLAN

La directora del Instituto Municipal de Planeación de Guanajuato, María Esther Arteaga Rodríguez, fue destituida del cargo, durante una sesión extraordinaria y secreta, convocada este lunes por el Secretario del Ayuntamiento, Carlos Torres.

Por razones de la propia ley, ningún integrante del Ayuntamiento puede dar a conocer los detalles de la reunión, aunque los trascendidos surgieron desde el fin de semana, cuando se dieron a conocer supuestas irregularidades al interior del IMPLAN.

Uno de los motivos que se guardaron en reserva, aunque todo mundo conoce, es el posible conflicto de interés que tiene la directora con una obra que se realiza y en el que habría irregularidades o tráfico de influencias.

Lo que no sabía, pero ayer se confirmó entre los integrantes del Ayuntamiento, es la contratación de un consultor de nombre Francisco Robledo a quien le pagaban 25 mil pesos mensuales por su intervención en el IMPLAN. Y peor aún, en los movimientos contables del organismo, no se registran esos honorarios.

Además de ese problema, el conflicto de fondo surgió cuando este asesor, resulta ser el responsable de una obra que se construye en el bulevar Euquerio Guerrero, suspendida recientemente por la autoridad municipal debido a que “viola la normatividad de desarrollo urbano”.

Es decir, ambos funcionarios realizaban obras violando la propia ley que ellos mismos revisan y supervisan.

A decir de los enterados, el fin de semana, el propio alcalde Edgar Castro Cerrillo, habló con la funcionaria y le pidió su renuncia tras los hallazgos de las anomalías, además de anunciarle de que el Ayuntamiento le había perdido la confianza.

Y ante la negatividad de entregar su renuncia, el Secretario decidió convocar a los integrantes del Ayuntamiento para que, en reunión secreta, resolvieran su despido. Y asi fue.

Con la aprobación de casi todo el cabildo y la ausencia de los regidores “cómodines”, léase Iovana Rocha y Ramón Izaguirre, quienes se ausentan en temas de alta controversia, la funcionaria fue cesada. También faltó el regidor Gabino Carbajo, quien extrañamente decidió ausentarse de la sesión, pese a que había confirmado asistir.

Quienes votaron en contra fueron los regidores, Guillermo Torres y Jorge Emilio Arellano. De éste último llamó la atención su declaración, pues ciertamente evidencia las formas en que trascendió el despido y advierte de una formalidad que no debe darse. Toda la razón para el edil.

Pero extrañamente omite comentar de las irregularidades denunciadas como la reserva del  asesor contratado con “obras irregulares”; excluye hablar del convenio que firmaron con unos consultores por casi 400 mil pesos y del que el Ayuntamiento poco sabe, además de otras anomalías.

Jorge Emilio quizás argumente que se trata de guardar la secrecía por ley, debido a que la sesión fue secreta. Pero mal se vería exhibir todavía más a a la funcionaria que tanto defendió.

Por cierto, dicen que durante el debate de ayer por la tarde, los regidores del Ayuntamiento de Guanajuato exhibieron las quejas que se guardaban por mucho tiempo y decidieron que a unos meses de que concluya la administración, se exhibiera esas pequeñas moscas que contaminaron el IMPLAN.

¿De qué tamaño estará el cochinero al interior? Sólo los que ahí trabajan, podrían corroborar la verdad de las tantas versiones que circularon en torno al despido de la directora del IMPLAN.

image_print
Periodista con más de 19 años de experiencia. Académico en varias Universidades de Guanajuato. Conferencista, colaborador y Columnista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escribe tu comentario.
Please enter your name here